domingo, 18 de febrero de 2018

Educación familiar y el arte de educar




En mis encuentros formativos con padres y madres a través de mi programa Escuela de Familias, que en la actualidad, estoy llevando a cabo tanto en la ciudad de Vigo como en Villagarcía de Arosa, en esta última en colaboración con la Asociación TDAH Salnés, observo con agrado que existe preocupación por aprender e interés por resolver aquellas cuestiones del día a día que generan dificultad en la toma de decisiones.

Hablamos de cómo aplicar normas, límites, consecuencias, de cómo formar ante el uso de las nuevas tecnologías, de cómo mejorar el rendimiento escolar y la relación con el profesorado, y también hablamos del cómo el entorno social influye en demasiadas ocasiones en nuestras decisiones como padres. Las familias aprenden a conocerse, a detectar sus habilidades, sus limitaciones, aprenden a resolver situaciones previo análisis  desde diferentes perspectivas y a potenciar la creatividad en sus actuaciones, aprenden a mejorar sus niveles de impaciencia y a entender y conocer las necesidades de sus hijos/as en función de su desarrollo evolutivo.




En todo este aprendizaje que no es poco y que me parece fundamental, también me parece imprescindible llevar la Pedagogía a las familias desde la base, desde la EDUCACIÓN, educación entendida como la suma de un conjunto de acciones basadas en objetivos a medio-largo plazo, acciones que en sí mismas también nos vayan proporcionando herramientas que nos permitan avanzar en nuestra tarea educativa a medida que nuestros/as hijos/as van creciendo y precisando de nuevas estrategias y formas de entenderlos sin perder nuestro norte, sin sentirnos desequilibrados y sin que afecte a nuestra propia autoestima.

De poco sirve o muy cojo queda el ofrecer recomendaciones y/o estrategias activas y positivas, por ejemplo sobre el uso de las tecnologías en menores de 8 a 10 años, si los propios padres no son capaces de entender la necesidad de regular su uso, no consideran necesario este aprendizaje, no lo entienden dentro de sus competencias  o no comprenden que ciertas tomas de decisiones van a favorecer en un futuro determinadas consecuencias positivas o negativas en el desarrollo de sus propios hijos/as. 

Otro claro ejemplo podría ser el rol que debe ejercer la escuela sobre nuestros hijos/as y el rol que debemos adoptar como padres, hoy en día hay grandes sinergias escuela-familia pero también estamos en un momento en el que la separación nunca ha sido tan grande, por lo menos así lo observo yo desde mi experiencia y cercanía con unos y otros. 



Muy habitual es escuchar a unos, padres y profesorado hablar de las competencias de los otros, profesorado y padres y curiosamente, unos y otros tiene quejas vinculadas a las acciones, conductas, comportamientos y tomas de decisiones de unos y otros. El profesorado se queja de la falta de normas, educación, atención, desobediencia, faltas de respeto del alumnado, lógicamente no hablamos de la totalidad pero sí de lo que la sociedad nos traslada y que reitero yo también observo en mis intervenciones con la familia y mis formaciones en centros escolares  y los padres se quejan de la falta de atención a la individualidad, el exceso de deberes, el uso de etiquetas, la falta de formación y del tiempo que en casa se debe dedicar a las tareas escolares. Es también muy común escuchar el tipo de lenguaje utilizado y los cuestionamientos profesionales y personales que derivan en una interesante falta de comunicación, "este profesor/a no es bueno y los niños/as no le interesan" o "estos padres son unos irresponsables que no educan a su hijos/as y les permiten hacer lo que quieren".





En mi opinión la solución se encuentra en la EDUCACIÓN, hablar de qué es la educación, cómo se aplica en sus diferentes ámbitos y en la importante labor que los Pedagogos/as podemos desarrollar y los programas que podemos implementar para favorecer la cohesión entre todos los agentes sociales desde la Ciencia de la Educación.




Aportando mi granito de arena, de aquí ha nacido mi formación "Padres Estupendos. Niños/as felices. El arte de educar" 💚, una nueva propuesta formativa sobre la que he hablado este pasado viernes, 16 de Febrero en Villagarcía de Arosa.




Comenzando desde la base, por el principio y hablando de qué es educar, qué es la Educación y cómo debemos afrontar los padres este proceso porque como padres... se puede "Aprender a Educar", se puede disfrutar aprendiendo, disfrutar enseñando e incluso escribir ese libro de las soluciones que en muchas ocasiones no encontramos en ninguna estantería ni librería.




Yo, como formadora lo he disfrutado enormemente, se ha propiciado un interesante debate y la participación de los asistentes ha sido muy alta, y por su parte así lo han vivido las personas asistentes y así lo han publicado en sus redes sociales.





"A lo largo de más de una hora y media que duró la actividad de ayer, organizada por la Asociación TDAH Salnés se abrió un importante debate, por parte de los asistentes, en los que se plantearon muchas dudas:
- Como padre, estoy educando bien a mi hijo?
- Qué tipo de padre/educador soy?
- Estoy repitiendo los mismos actos educativos, que mis padres utilizaron conmigo?
- Cómo debo abordar mi relación con mi hijo, a la hora de educarlo?...
Muchas fueron las dudas, las preguntas, las inquietudes que se plantearon ayer tarde...
La pedagoga, Paula Suárez, nos habló de los diferentes Estilos Educativos;
de la difícil tarea de educar que se nos plantea, hoy en día, con una sociedad tan cambiante;
del papel tan importante que ejerce la Sociedad en nosotros.
También se habló de la necesidad y de la importancia de dotar a los Centros Escolares, con la figura de un Educador/a y de un Pedagogo/a, habida cuenta del aumento de problemas de conducta de algunos alumnos, que se están dando en escuelas e institutos.
Nos quedamos, como resumen, que cualquier Acto Educativo debe ir acompañado de:
Afecto, Amor, Responsabilidad y Generosidad!!!
Nos vemos el próximo mes, seguiremos hablando de Educación Positiva, con Paula Suárez!!"